Los mejores soldadores inverter

Hombre soldando con un soldador inverter

Los equipos de soldadura pesados y poco portables forman parte del pasado gracias a los soldadores inverter. Si trabajas a menudo con metal o simplemente quieres ampliar tu repertorio de maquinaria, no puede faltar una de estas máquinas en tu taller o rincón de bricolaje.

Somos conscientes de que el artículo es muy extenso así que hemos situado primero los modelos que recomendamos y después toda la teoría para cubrir al dedillo todo lo que pueda causar dudas.

Nos hemos centrado en las inquietudes habituales y también fallos más comunes. Por ejemplo, cómo evitar comprar un soldador que tu instalación no soporte.

Esperamos que la tabla de contenidos te facilite el navegar por el artículo y que sea muy útil.

Comparativa: mejores soldadores inverter

Esta tabla recoge a modo de resumen las principales características de los soldadores inverter que vemos hoy. Si tienes prisa, te da inmediatamente los datos para poder elegir. Si tienes algo más de tiempo y quieres profundizar, más abajo desgranamos cada criterio de compra presente en la tabla.

Puede que no estés familiarizado con los términos ciclo de trabajo, factor de potencia, hot start y anti-stick entre otros así que echa un vistazo a la guía. Ni que decir tiene que todos son soldadores MMA de electrodos, pero con un accesorio pueden usarse para TIG como explicamos en las preguntas frecuentes.

El mejor al mejor precioMuy buena calidad/precioMarca reconocidaEl más compactoEl más barato
Amperaje20 – 300 A20 – 220 A20 – 200 A25 – 200 A20 – 200 A
Electrodos recomendados1,6 – 4,0 mm1,6 – 5,0 mm1,6 – 5,0 mm2,0 – 3,2 mm2,5 mm
Ciclo de trabajo100% a 232 A
60% a 300 A
60% a 220 A100% a 155 A
60% a 200 A
100% a 120A
60% a 160 A
40% a 200 A
35% a 200 A
Eficiencia / Factor de potencia85% / 0,9385% / 0,7385 % / 0,7385 % / 0,9383 % / –
Hot start✔️✔️✔️
Anti-stick✔️✔️✔️
Tamaño320 x 160 x 275 mm280 x 120 x 170 mm380 x 140 x 260 mm250 x 110 x 175 mm365 x 380 x 125 mm
Peso5,18 kg3,3 kg7 kg3,2 kg5,66 kg

5. FIXKIT ZXT-200 – El más barato

Comenzamos por el soldador más barato de la comparativa. Un equipo muy asequible al que por supuesto, no se le puede pedir todo, pero que viene muy bien para un uso esporádico. El ciclo de trabajo es del 35% (3 minutos y medio sin parar) así que hay que tener en cuenta que no podrán hacerse largos procesos de soldadura sin descansos para refrigerar.

La ficha de Amazon mezcla características de otros modelos y algunos datos parecen una traducción mala así que los hemos corregido para que un vendedor no muy entregado no evite ver una opción a buen precio como esta.

La FIXKIT ZXT-200 ofrece amperajes de salida entre 20 y 200 amperios a pesar de que en esa ficha «tan bien» hecha pone 120. El tamaño de electrodo recomendado es de 2,5 mm de diámetro, no quiere decir que no puedas usar otros, pero el fabricante no los contempla. Ofrece una eficiencia del 83% algo menor que otros modelos, pero nada reseñable.

El equipo es bastante portable con 5,66 kg de peso y unas dimensiones de 36,5 x 38 x 12,5 cm. Le acompaña un cómodo asa que facilita moverlo, pero debes acordarte de conectar la toma de tierra ya que la caja no hace esa función.

Ventajas

  • El más barato del ranking.
  • Potencia más que suficiente con amperajes entre 20 y 200 A.
  • Buena portabilidad.

Desventajas

  • La ficha de Amazon contiene muchos errores.
  • Bajo ciclo de trabajo con un 35%.
  • Hay que conectar la toma de tierra por separado.

4. GREENCUT MMA200 – Muy compacto

Continuamos con otro soldador, de la mano de Greencut, que ofrece la misma potencia máxima yendo de 25 a 200 A. Vemos cierta mejora en la eficiencia respecto al modelo anterior pasando a un 85% y cierto aumento del ciclo de trabajo, que será de un 40% a 200 amperios. Este valor sube a 60% si no pasamos de 160 A y se llega al 100% al limitarnos a 120 A permitiendo soldar sin pausas.

Es mucho más compacto que el anterior con unas dimensiones de 25 x 11 x 17,5 cm y un peso de 3,2 kg. Esta es una de las razones por las que incluimos este modelo, que junto a su buen precio, lo hacen una buena opción de entrada. La diferencia de precio es de apenas 20 euros y la mejora es más notable que eso. Además, incluye tecnología iGBT (un tipo de transistores con mayor fiabilidad y posibilidades) además de una pantalla LCD para ajustar la intensidad con precisión.

El diámetro recomendado para los electrodos es de 2,0 a 3,2 mm, algo más flexibilidad que en el caso anterior. Sigue siendo una máquina de entrada, pero sin ayudas inteligentes a la soldadura. Es algo que se echa en falta porque ayuda mucho al soldador primerizo, pero si fuese perfecta (o casi), ocuparía nuestro primer puesto. ¡No te lo pierdas!

Como anécdota, en los comentarios de la ficha de Amazon hay un usuario indignado porque tiene que hacer pausas al soldar para que se enfríe el aparato. Eso es porque no se ha leído nuestra guía al final del artículo en la que se incluye el ciclo de trabajo. SI lo hubiera hecho sabría que es algo normal en todos los soldadores.

Ventajas

  • Pantalla LCD para ajuste preciso.
  • Muy compacto y a buen precio.
  • Potencia más que suficiente para la mayoría de trabajos (25 – 200 A).
  • El más ligero con 3,2 kg de peso.

Desventajas

  • Las pinzas que incluyen tienen una calidad bastante mejorable.
  • El ciclo de trabajo a potencia máxima (40%) sigue siendo mejorable.

3. HERPRO IGBT 200A – Una marca con prestigio

29% de Descuento por tiempo Limitado
HERPRO Soldador Inverter...

Comprando este producto hoy, ahorras 70€ (29%)

Continuamos con el HERPRO IGBT 200A, el primero del ranking que incluye ayudas inteligentes a la soldadura, que a partir de aquí veremos en todos los soldadores. Estas son Hot start para cebar el electrodo con mayor intensidad al iniciar la soldadura y Anti-stick para reducirla si se pega el electrodo.

HerPRO es una marca con productos de calidad y este soldador inverter con tarjeta EMC para evitar interferencias con otros aparatos eléctricos lo demuestra. También incorpora 3 placas PCB para disipar el calor mejor y tecnología iGBT como el modelo anterior, que recordemos significa incorporar transistores más fiables y con más posibilidades.

Soporta electrodos de 1,6 a 5 mm de diámetro y ofrece un amperaje de 20 a 200 A. A esto le acompaña un ciclo de trabajo del 60% para 200 A que pasaría al 100% si limitamos la potencia a 155 A. A esta intensidad podríamos soldar de continuo sin necesidad de pausas. Tiene una eficiencia del 85% y un factor de potencia de 0,73.

Ventajas

  • Ayudas inteligentes a la soldadura como Hot start y Anti-stick.
  • Ciclo de trabajo del 60% a máxima potencia y 100% a 155 A.
  • Marca reconocida con buena reputación.

Desventajas

  • Algo más caro que los demás.
  • El más pesado del ranking.

2. Röhr MINI-220PI – Prestaciones similares a menor precio

El Röhr MINI-220PI está por delante del soldador anterior de HerPRO por dos razones: es muy similar a menor precio y más portátil. También ofrece un ciclo de trabajo del 60% a máxima potencia, pero en este caso hablamos de 220 A. Como adelantábamos, los soldadores del top 3 tienen ayudas inteligentes y este no podía ser menos al contar con Hot Start y Anti-stick.

También se recomienda para electrodos de 1,6 a 5 mm como el anterior. La eficiencia del 85% y el factor de potencia 0,73, nada nuevo. Sin embargo, todo esto ocurre en un soldador mucho más ligero y pequeño ya que hablamos de 3,3 kg y unas medidas de 280 x 120 x 170 mm. Si la portabilidad es una prioridad, esto es determinante ya que se trata de la mitad de peso por un equipo muy similar.

Echamos en falta la pantalla LCD que incorporan otros modelos ya que permite ajustar con mayor precisión la salida de corriente. Hay que suponer que para tener una máquina más barata, se pierden algunas características, pero aun así nos gusta lo que ofrece por su precio.

Ventajas

  • Muy buena relación calidad/precio siendo muy similar al modelo anterior, pero por unos 50 euros menos.
  • Muy ligero (3,3 kg) y compacto.
  • Llega hasta 220 A manteniendo un ciclo de trabajo del 60%.
  • Ayudas inteligentes Hot-start y Anti-stick.

Desventajas

  • No tiene pantalla LCD como otros modelos.
  • El enchufe es americano, pero el vendedor ofrece adaptadores si te pones en contacto.

1. Royalkraft Line IGBT-N300 – Gran potencia a buen precio

Y por fin llegamos al mejor soldador inverter desde nuestro punto de vista. El Royalkraft Line IGBT-N300 marca la diferencia llegando a ofrecer hasta 300 amperios de salida. Es posible que no necesites tanto, pero teniendo en cuenta que el precio es similar a los anteriores, merece la pena tener ese margen de maniobra por si empiezas con algo sencillo y le coges el gustillo a enfrentarte a piezas gruesas.

Como los anteriores, tiene un ciclo de trabajo del 60%, pero para una intensidad de casi 100 A más, por lo que la intensidad a la que podemos trabajar sin pausas con un ciclo del 100% es de 232 A. Es decir, la intensidad para soldar sin parar es mayor que el máximo que ofrecían otros soldadores. El enfriamiento forzado con ventilador es protagonista en esto.

Se trata de un equipo con cierto enfoque profesional, pero manteniendo un buen precio. No deja nada fuera ya que incluye la pantalla LCD para ajuste preciso que habíamos perdido en el modelo anterior y tecnología iGBT como no podía ser menos. Incorpora Hot start, Arc Force y Anti-stick para ayudar a la soldadura. Puedes ver qué hace cada una al final del artículo.

Es un soldador algo más voluminoso qu elos otros, en los que algunos eran modelos mini, pero no excesivamente pesado con 5,18 kg. Ocupa 320 x 160 x 275 mm se recomienda para el uso de electrodos de 1,6 a 4 mm. Es algo menos de máximo que en los modelos anteriores, pero no lo echarás en falta y sería la única pega que se le puede poner.

Con el soldador viene una careta de plástico, pinza de masa, porta-electrodos, 2 electrodos J422 y un cepillo-piqueta dos en uno. Los accesorios no son gran cosa, pero se aprecia que se incluyan.

¡Ojo! Te enlazamos el modelo correcto de 300 A, en Amazon se ofrece otro con las mismas fotos y un título incorrecto por unos 60 euros menos, pero realmente es de 200 A y un modelo inferior. Se trata de un fallo del vendedor en la ficha del producto que puede llevarte a comprar algo distinto creyendo que tiene mejor precio.

Ventajas

  • Precio genial para un soldador inverter profesional.
  • El que ofrece mayor amperaje llegando a 300 A.
  • Puedes soldar sin parar a 232 A, más que el máximo de otros que requerían pausas para esa intensidad.
  • Ayudas a la soldadura Hot start, Arc Force y Anti-stick.
  • No es demasiado pesado (5 kg) para sus grandes prestaciones.
  • Múltiples accesorios incluidos.

Desventajas

  • Otros llegan hasta electrodos de 5 mm y este se queda en 4 mm, pero no es un problema en la mayoría de casos.

Preguntas frecuentes sobre soldadores inverter

¿Cómo funciona una soldadora inverter?

Una máquina de soldar inverter incorpora un bloque de diodos rectificador que convierte la alterna del enchufe que entra a la máquina en corriente continua que se filtra. Tras ello, se vuelve a convertir en alterna, pero de alta frecuencia (unos 30.000 a 50.000 Hz en comparación con los 50/60 Hz de la instalación).

Por razones que harían este artículo mucho más largo de lo que ya es, una elevada frecuencia hace que los transformadores puedan ser mucho más pequeños y eficientes, logrando que estas máquinas puedan ser mucho más ligeras que las convencionales. El secundario del transformador dará unos 25 a 40 V. Ese bajo voltaje y alta intensidad se rectifica de nuevo pasando a continua y se filtra nuevamente para proporcionar una salida lo más limpia posible.

Esta salida se modula electrónicamente y a menudo se regula con precisión gracias a una pantalla LCD. Contar con electrónica dentro del soldador también permite contar con sistemas que aumenten la corriente al hacer contacto con el electrodo o la disminuyan cuando se pegue inteligentemente como veremos más abajo.

Diferencias entre soldadoras inverter y tradicionales

Un soldador tradicional se limita a incorporar un transformador por lo que la corriente en los electrodos sigue siendo alterna (cambiando de sentido 50 o 60 veces por segundo según la frecuencia utilizada en cada país). Esto tiene alguna ventaja como que son equipos más baratos y duraderos, pero muchas desventajas respecto a los inverter.

Un soldador tradicional es susceptible a las variaciones de tensión de la entrada ya que la salida es proporcional a esta, no puede usarse con cualquier tipo de electrodo y estos se pegarán más a menudo por la dificultad de mantener el arco… Son máquinas más toscas en general.

En el caso de un soldador inverter, la corriente continua y alta frecuencia permiten fabricar equipos más ligeros, pequeños y sofisticados. Solucionan la mayoría de problemas de los tradicionales ya que proporciona un arco más estable, permite añadir controles electrónicos al proceso y usar cualquier tipo de electrodo. Estos también permiten cambiar la polaridad, algo muy importante si te enfrentas a piezas muy finas.

Directa o inversa, ¿qué polaridad usar?

En corriente continua es importante saber el sentido del flujo de electrones, lo que llamamos polaridad. Dónde se acumula la mayor parte del calor generado dependerá de esto. Hay dos tipos:

  • Directa: El electrodo se conecta a polo negativo y la pinza de masa al polo positivo. Los electrones pasan del electrodo al material (mayor temperatura en este, como 70% del calor).
  • Inversa: El electrodo va al positivo y la pinza al negativo. Los electrones pasan del material al electrodo (mayor temperatura en este).
Diferencia entre polaridad inversa y directa en soldadura

Dejando a un lado los efectos del recubrimiento del electrodo, la polaridad directa ofrece más penetración y la inversa mayor velocidad de fusión del electrodo. Al soldar chapa fina, se utiliza la inversa ya que esta polaridad acumula menos calor en el material evitando que aparezcan agujeros por excesivo calentamiento.

Algo muy interesante de la polaridad inversa es que se produce una limpieza de óxidos en el material, algo muy recomendable para aluminio y magnesio. En la directa, la limpieza previa es importante ya que por poner un ejemplo, el óxido de aluminio (la alúmina) funde a mayor temperatura que el aluminio en sí.

Para cambiar la polaridad basta con alternar la posición de los cables en los bornes, pero algunas máquinas tienen una llave para ello que lo hace en un instante. Como recordatorio, en un soldador que no sea inverter no puedes hacer esto ya que la corriente alterna cambian su sentido constantemente.

¿Un soldador inverter sirve para soldadura TIG?

Cualquier soldador inverter puede soldar con TIG, pero en algunos será más sencillo que otros. Si tu soldador está preparado, incluirá una válvula reguladora de gas y tendrás un botón que pulsar para activar el modo TIG.

En el caso de un soldador normal, necesitarás un kit para TIG que se vende por separado. Están compuestos por una manguera de gas con un regulador en la antorcha que abre y cierra el paso del mismo. La manguera va a la botella de gas y el conector de la antorcha al soldador.

Te dejamos uno de estos kits que nos parece muy buena opción. Como todos los que no forman parte de la máquina, no permite florituras como cebar el electrodo sin contacto ni tienen ayudas a la soldadura, pero si el operario es bueno, soldará sin problemas.

Guía de compra: criterios para comprar soldador inverter

Amperaje de salida, pero también de entrada

Regular el amperaje adecuadamente es una de las claves para lograr un buen cordón de soldadura. Cuanto mayor es el espesor de la pieza o mayor es el diámetro del electrodo con el que sueldas, más intensidad será necesaria para fundirlo. Para lograrlo, tu soldador debe ofrecer un rango de potencias (y por tanto de intensidades) suficiente. En los modelos inverter es habitual contar con una pantalla LCD para hacerlo de forma precisa así que no será un problema.

Especificaciones de un soldador de 300 A
Placa de especificaciones de un soldador de 300 A. Necesitas una instalación que soporte al menos 43,6 A para usar este.

Lo que suele ser un fallo habitual es no preocuparse de la otra intensidad, la de entrada al aparato. Hay que fijarse en si tu instalación soporta la potencia que va a absorber el equipo de soldadura. En un entorno industrial no será un problema, pero sí podría serlo para el aficionado que suelda en su casa.

Aunque esos grandes amperajes en los electrodos se logren gracias a un voltaje menor (de 20 a 30 voltios normalmente), un soldador de 200 A utiliza unos 6000 W de potencia a su máxima capacidad. Eso implica que antes de transformarse, con la corriente a 230 V de tu casa, necesitas tomar del enchufe unos 26 A (casi el doble en el de 300 A de la imagen).

La norma para circuitos de fuerza solo requiere que soporten 16 A por lo que saltará el magnetotérmico del circuito. En una casa, el circuito de cocina puede servir como apaño ya que está preparado para mayor intensidad, con cables más gruesos. De todas formas, si vas a soldar a a menudo, lo ideal es que cuentes con un circuito exclusivo para conectar el soldador y que pueda aguantarlo. Necesitarás tener suficiente potencia contratada igualmente. Si no, será la compañía eléctrica la que eche el freno.

Ciclo de trabajo

Todos los equipos de soldadura van acompañados de un porcentaje (o varios) que hacen referencia al tiempo que puede aguantar el soldador funcionando a cierta intensidad. El ciclo de trabajo según la norma NEMA de Estados Unidos (aunque se usa en todo el mundo), dura 10 minutos. El porcentaje representa la parte de esos 10 minutos que la máquina puede aguantar funcionando sin parar.

Mejor verlo con un ejemplo. En el soldador que hemos elegido como el mejor tenemos estos valores, que puedes ver cómo aparecen en la placa de especificaciones del apartado anterior al ser la de este modelo.

  • 60% a 300 A y 32 V: Durante 6 minutos seguidos puede soldar a 300 A, pero tendrá que descansar 4 minutos.
  • 100% a 232 A y 29,3 V: Puede funcionar continuamente a 232 A sin necesidad de parar.

Estas limitaciones se deben a que la máquina necesita disipar el calor generado lo suficientemente rápido o evitar una sobrecarga. Si vas a utilizar el soldador en un proceso automatizado, te interesa elegir uno que pueda trabajar al 100% sin descansos para no parar la cadena. Nuestro soldador inverter favorito es una buena opción ya que su intensidad para trabajar sin descanso es mayor que el máximo de otros modelos, para el que sí necesitan descanso.

Estos valores también suelen ir acompañados del voltaje al que funcionan los electrodos para esa intensidad para que puedas calcular la potencia multiplicándolos. Así al dividir entre 230 V que da tu enchufe, sabrás cuánta intensidad debe aguantar tu instalación como comentábamos antes.

Factor de potencia

Las compañias eléctricas no cobran la potencia reactiva a los hogares así que puedes ignorar esto a no ser que trabajes en una gran empresa o te interese mucho el tema como a nosotros.

El factor de potencia relaciona la potencia activa con la aparente. La potencia activa es la que consumen cargas puramente resistivas (la corriente que se aprovecha). Si no hubiera cargas reactivas como bobinas y condensadores, la potencia aparente sería igual a la activa y por tanto el factor de potencia sería 1. Sin embargo, los equipos eléctricos están llenos de estos elementos, que producen un desfase de la corriente haciendo que la intensidad se adelante o se atrase al voltaje.

Triángulo de potencias
  • Las cargas inductivas (transformadores, motores y cualquier inductancia o bobina) generan potencia inductiva retrasando la intensidad respecto a la tensión. Es potencia reactiva positiva y el cateto vertical del triángulo irá hacia arriba.
  • Las cargas capacitivas (cualquier cosa con condensadores) generan potencia capacitiva adelantando la intensidad respecto a la tensión. Es potencia reactiva negativa y el cateto vertical del triángulo irá hacia abajo.

Las grandes empresas a las que cobran por «estropear» (obliga a utilizar cables más gruesos) la corriente con la potencia reactiva, utilizan bancos de condensadores para compensar el efecto de las bobinas y acercar el factor de potencia a 1 haciendo la carga lo más resistiva posible.

Aquí hay mucho de lo que hablar y no podemos extendernos más, pero Wikipedia lo tiene muy bien ilustrado con ejemplos que hacen entender muy bien cómo un factor de potencia bajo te hace requerir mucha más intensidad comparando dos receptores de la misma potencia, pero con distinto desfase.

Diámetro de los electrodos

El electrodo genera el arco y proporciona el material de aporte en la soldadura MMA (Manual Metal Arc) basada en electrodos revestidos de fundentes. Estos proporcionan una atmósfera protectora para evitar la oxidación de la soldadura y ayudan a depositar el material.

Cuanto mayor sea el diámetro del electrodo, las gotas depositadas serán más grandes. A gotas más grandes, mayor penetración en el material asegurando que la línea de soldadura alcanza todo el espesor de la pieza. La intensidad será mayor cuanto más grueso sea el electrodo por lo que de nuevo es esencial ajustarla correctamente.

Los fabricantes de las máquinas de soldar recomiendan un rango de diámetros de electrodos compatibles que suelen estar entre 1,6 y 5 mm. No es lo más determinante ya que esto no suele ser el factor limitante, pero hay que tenerlo en cuenta si tienes varios soldadores y quieres usar los mismos electrodos.

Funciones Hot Start y Anti-Stick

Algunos soldadores te echan una mano con asistentes que facilitan el proceso de soldadura. Estos son los más habituales (aunque reciban otros nombres) y que creemos que merecen la pena:

  • Hot start: cuando el aparato detecta contacto con el metal a soldar, se activa rápidamente un precalentamiento del electrodo acompañado de un aumento de la corriente ligeramente superior al fijado. Esto facilita inciar el cordón de soldadura sin tener que raspar repetidamente el electrodo en un mártir. Es genial para soldadores menos expertos.
  • Anti-stick: destinada a detectar que el electrodo se está pegando para reducir la corriente algo por debajo del valor fijado y poder desengancharlo. La reacción automática del aparato es la opuesta a la del Hot start.
  • Arc force: el arco de soldadura y la lógica de la máquina están en comunicación constante permitiendo microrregulaciones de la corriente que mantengan el arco estable en función de la distancia entre el electrodo y la superficie.

Movilidad

Los soldadores inverter son por lo general mucho más ligeros y compactos que los tradicionales, por lo que no tendrás dificultad en encontrar equipos fáciles de llevar. Algunos incluyen un maletín de transporte como un par de los que te recomendamos.

Si vas a soldar fuera del taller o tu rincón de bricolaje, busca un soldador con maletín de transporte y reducidas dimensiones.

Accesorios incluidos

Algunos soldadores vienen acompañados de máscara de soldar, martillo, cepillo de alambre para quitar la escoria… Esos «todo en uno» vienen muy bien si te inicias en la soldadura y ni siquiera cuentas con esos elementos. SI por el contrario ya tienes tu propio equipo, este no será un factor decisivo.

Precio

El precio es el criterio de compra que no falta en cualquier producto, sea lo que sea. Que algo sea caro no siempre significa que sea lo mejor o lo que necesitas. El uso que vayas a darle a tu máquina y el fondo de tu bolsillo determinará cuánto vas a gastar. SI el uso va a ser ocasional y para pequeñas piezas, no necesitarás un soldador de gran potencia que trabaje sin descanso.

En Bricomanitas siempre tenemos muy en cuenta la relación entre calidad y precio. Si algo es mucho más caro, pero muy poco o nada mejor, no compensará la diferencia de precio.

Utilizamos cookies analíticas que requieren consentimiento. Si continúas navegando, aceptas estar de acuerdo.